GrupoTPI

Grupo TPI
Ir a la página principal

Inicio de sesión

Navegación

La clasificación basada en sensores de Titech mejora la competitividad de las plantas de medios densos

La demanda creciente de metales no férricos como el cobre, el zinc o el aluminio, representa una gran oportunidad de negocio para las plantas de medios densos.
Con la incorporación de la tecnología de clasificación por sensores de Titech a su línea de producción, los operadores de medios densos pueden recuperar por si mismos todas las fracciones valiosas, maximizando las ventas de subproductos y obteniendo así un mayor beneficio. 5 plantas europeas ya se benefician de esta ventajosa tecnología, con más de 15 equipos instalados en ellas.

Optimizar los recursos y los procesos productivos para incrementar el beneficio es la aspiración permanente de las empresas que se dedican a la recuperación de materiales. Modernizar los procesos e incorporar nuevos métodos de clasificación es una de las vías principales, si no la más importante, para mejorar la calidad, cantidad, alta productividad y rentabilidad de las plantas.

La modernización de las plantas de medios densos, donde se limpia el Aluminio de otros metales no férricos procedentes del fragmentado de vehículos fuera de uso (VFU) y de otros flujos de residuos (electrónicos, línea blanca, línea marrón, escorias de incineradoras, chapajo, perfil, etc.), resulta particularmente conveniente ya que los metales pesados contenidos y retirados como impropios tienen un valor al alza en los mercados de materias primas secundarias.

Durante el proceso de separación por flotación se separan materiales con diferentes densidades dejando por un lado el aluminio y por otro, dos subproductos. El primero procede de la primera separación densimétrica y contiene una mezcla de plásticos y metales (magnesio, por ejemplo) y el segundo subproducto es una mezcla de metales pesados muy valiosos: cobre, latón, zinc, etc. Este producto normalmente se entrega a contratistas externos, para su triaje manual y venta posterior.

Hay que tener en cuenta algunos factores que invitan a incorporar nuevas tecnologías en el proceso. En primer lugar, la situación actual del mercado, con una baja disponibilidad de producto para procesar y una competencia muy alta. En segundo lugar, el uso de estos metales no férricos, cada vez más extendido. Así, hoy el 61% del aluminio, el 53% del cobre o el 28% del zinc empleado en la producción global proceden de metales recuperados y estas cifras tienden a crecer. Además, resulta determinante el incremento en el precio de esos recursos. Y finalmente hay que destacar la cada vez más exigente legislación que fija mayores cuotas de reciclaje.

Por estos motivos, la recuperación de metales pesados  directamente en las plantas de medios densos representa una auténtica oportunidad de negocio que permitirá aumentar significativamente su competitividad si complementan sus sistemas tradicionales de separación con las tecnologías de clasificación basada en sensores.

Incremento de ingresos por venta de productos gracias a la tecnología de sensores
En el contexto actual incrementar la capacidad de generar los ingresos de la planta de medios densos a través de la venta de nuevos productos puede significar la supervivencia de muchos operadores.

Para aumentar las ventas es preciso ganar eficacia en la clasificación, trabajar con todas las fracciones generadas durante la flotación y obtener productos finales puros que puedan venderse directamente a fundición, en lugar de vender concentrados y mezclas a terceros.

El proceso de flotación se lleva a cabo dentro de un tambor cilíndrico o trómel. Se realiza en dos fases o niveles separando materiales por su diferencia de densidad con el líquido presente en cada fase (ferrosilicio), que es menos denso en la primera y con mayor densidad en la segunda. Se obtienen así los materiales “flotados” y los “hundidos”, de forma que la fracción de los hundidos en la primera fase constituye la corriente de entrada de la segunda, en la que se obtiene el aluminio junto a una mezcla de los metales más pesados pero aún valiosos.

La solución tecnológica que propone la compañía para optimizar las plantas de flotación consiste en complementar ese proceso con la separación automática, con el fin de obtener productos finales con un alto grado de pureza.

Configuración de una planta de flotación con Titech finder, Titech autosort y Titech combisense.
Una configuración sencilla incluiría los equipos finder,  autosort y combisense en el proceso. Básicamente, se trataría de instalar un equipo de separación de metales en la salida de “flotados” del primer trómel, donde se realiza la separación de baja densidad retirando los elementos ligeros. El resultante es una mezcla de plásticos, textiles y metales como el magnesio. Para valorizar estas fracciones se instalaría Titech finder que con su sensor  electromagnético recupera todos los metales, tanto férricos como no férricos presentes.

En el segundo nivel de separación, el de mayor densidad, se generan otras dos subfracciones: una de metales pesados y otra ligera, en la que se concentra el Aluminio junto con cables eléctricos y placas de circuito impreso. Sobre la fracción de Aluminio aún se encuentran presentes impropios como los cables y las placas. La compañía dispone de dos tecnologías capaces de retirar estos materiales del Aluminio. La primera, mediante el sensor de infrarrojos montado en el Titech autosort, donde el sensor detectaría el plástico que recubre los cables y las placas; la segunda, mediante la Titech combisense con su cámara de color y su sensor de metales, identificando por su color las placas y por su forma los cables. Dependiendo de la capacidad del proceso se utilizaría una u otra tecnología. Sobre la fracción pesada del segundo trómel, el equipo separador combisense separaría en diferentes  pasadas el cobre y el latón del resto de metales pesados grises.

Cada paso por este equipo permitiría generar la fracción elegida, simplemente cambiando el programa de selección en cada paso; por tanto sería una línea independiente  del resto del proceso que permitiría reprocesar las fracciones hasta extraer todos los materiales valiosos
En cuanto a la capacidad de los equipos, y dependiendo de la granulometría, el sistema finder puede procesar hasta 3 ton/hora en un metro de ancho de máquina, mientras que el sistema combisense tiene una capacidad de 2 ton/hora por metro de ancho, dependiendo de granulometría y densidad
Con este sencillo cambio el operador de medios densos puede recuperar por sí mismo todas las fracciones valiosas, maximizar las ventas de subproductos, incrementar sus ingresos por venta y obtener beneficios para amortizar rápidamente la inversión realizada en la nueva tecnología.

Solo en Europa, la compañía está presente con más de 15 equipos instalados y trabajando en importantes plantas de medios densos. Todas ellas combinan uno o varios equipos de separación automática, pero todas las instalaciones están dotadas de Titech combisense, por su alta flexibilidad, capaz de separar las fracciones más interesantes con solo cambiar el programa de clasificación.

VIII-Premios-Potencia

Premios Cepyme

TwitterFacebookYoutubeRSS

Especial Bauma 2013

Bauma 2013

MDRtv

 

Conlicencia

Encuesta

¿Seguirá el sector de la demolición y reciclaje la tendencia negativa en 2011?:

DGT


La actualidad del mundo extractivo